Consejos H15 / Sotogrande / Tipos de vivienda / vivir en Sotogrande

¿Comprar una vivienda solos o con nuestra pareja?

Young couple moving boxes. Taking a coffee break.

¡¡Buenos días seguidores!! ¿Qué tal habéis empezado el mes de Marzo? Nosotros pensando que con la llegada de Marzo iba a llegar el buen tiempo y mirad los días tan malos que hemos estado teniendo. Pero bueno, en estos días de lluvias seguro que habéis aprovechado para hacer cosas en casas y estar más tiempo con la familia. En el post de la semana pasada os hablábamos sobre el gran evento de vela que tendrá lugar en nuestra zona, Sotogrande en Junio, la I Marina Sotogrande Classic Week  ¿habréis apuntado ya su fecha en vuestras agendas, no?. Pues esta semana os vengo a hablar de viviendas y de la compra de dichas. Seguro que muchos de vosotros alguna vez se os ha pasado por la mente de decir voy a comprarme una casa con mi pareja, o voy a comprar una casa yo solo, pero, ¿cuál es la ventaja e inconveniente de comprar una casa a medias? Os lo contamos todo hoy en nuestro post.

La compra de una casa entre dos personas implica una serie de responsabilidades que, habitualmente, se ponen de manifiesto cuando se rompe la pareja. Los cónyuges pueden beneficiarse de la tributación conjunta por vivienda en la declaración de la Renta.

Hasta hace poco tiempo, muchas parejas jóvenes no cuestionaban si debían comprar una vivienda a medias, como lo habrían hecho sus padres y abuelos, o cada uno por su cuenta. Pero la crisis económica, financiera e inmobiliaria ha puesto sobre la mesa unas condiciones tan leoninas que es prácticamente imposible adquirir un inmueble con un solo sueldo. Por ello, muchas parejas ocasa-españa-300x200ptan directamente por la compra conjunta.

Pero, ¿sabéis cuáles son los compromisos que estáis adquiriendo al realizar esa adquisición? ¿Conocéis los beneficios fiscales que podéis tener mientras dura esa felicidad conyugal? Si algún día os separáis u os divorciáis, ¿seréis conscientes de las dificultades civiles y económicas a las que os enfrentáis? La compra de una vivienda entre dos personas implica una serie de responsabilidades que, habitualmente, se ponen de manifiesto cuando se rompe la pareja. Las ventajas de la adquisición conjunta, además del evidente reparto de los costes entre los miembros de la pareja, vienen de la mano de los impuestos.

Vivienda conjunta o individual

Un matrimonio tiene derecho a la declaración de la Renta en modalidad conjunta, pero solo es una opción frente a la de individual.

Si se opta por la declaración conjunta, existe el límite legal de 9.015 euros anuales por deducción de vivienda, mientras que si se presentan declaraciones individuales, cada miembro se podrá imputar ese máximo. Sin embargo, si uno de los miembros de la pareja no obtiene renta alguna, entonces sería más aconsejable la opción conjunta. Además, otra ventaja con la que cuenta la declaración de la Renta conjunta es que tiene una tarifa específica, ligeramente más baja que la individual.

Ante una separación o divorcioantes-de-comprar-500x383

Los problemas, tanto civiles como económicos, suelen llegar cuando el matrimonio se divorcia o la pareja se rompe. En primer lugar, porque, tal y como ha sentenciado el Tribunal Supremo, los dos miembros de la pareja deberán asumir al 50% el coste de la hipoteca, al tratarse de una deuda y no una carga del matrimonio.  Eso sí, hay que indicar que, si hay un convenio regulador del divorcio, se atenderá a lo que diga este pacto con respecto a la hipoteca.

Cuando una pareja se divorcia, los gastos corrientes de la casa los paga quien la habita, pero la hipoteca sigue siendo de los dos. Hasta no hace mucho tiempo, las sentencias matrimoniales establecían que la deuda hipotecaria estaba vigente hasta que se independizaran los hijos.

Soluciones Alternativas

Hay muchos matrimonios en los que la vivienda no es de su propiedad, sino de alquiler. En estos casos, se puede considerar como una carga del matrimonio, por lo que habría que compartir el pago del alquiler, una vez divorciados, o también se opta porque se quede la vivienda alquilada solo uno de ellos y aumentar la pensión por alimentos para así hacer frente a esos gastos. Además de todas estas obligaciones legales, hay que tener en cuenta cuál es el impacto fiscal de los pagos por adquisición o alquiler de vivienda, una vez rota la pareja.

Si el cónyuge con hijos se adjudica la vivienda al separarse y le paga la parte correspondiente al cónyuge que se va de la casa, se considera una ganancia patrimonial entre el valor de adquisición inicial y lo que le abonan para saldar la deuda. Es decir, supone una tributación del 19% ó del 21%, en general, para ese cónyuge, con lo que tiene un efecto muy negativo. Esta circunstancia es algo que, habitualmente, se desconoce y luego causa sorpresa en la Renta.

Otra opción es que se trate de un matrimonio con varios inmuebles. En este caso, la solución es mucho más ágil y práctica, porque cada uno se adjudica uno de los lotes de vivienda y, al no haber contraprestación económica, no existe ganancia patrimonial.

¿Y tú qué crees que es mejor, comprar una vivienda con tu pareja o solo?

Información ofrecida por H15.House

¡¡Hasta la semana que viene!!

No hay comentarios

Deja un comentario